C/ Sardenya, 396, Local. Barcelona 08025 | +34 935 112 123

Y si nos quieren llamar abogados low cost

Raúl Rodriguez - Abogado
Raúl Rodriguez - Abogado
Coordinador del Área de Derecho Privado.Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Barcelona y en Filosofía por la Universidad de Barcelona. Máster en Fiscalidad. Administrador Concursal. Especialización en Derecho de Sucesiones, Bancario y en Reestructuración e Insolvencias. Colegiado en el Ilustre Colegio de la Abogacía de Barcelona nº 34.148

Abogados low cost: La excelencia profesional a precios razonables

Recientemente, algunas personas nos han preguntado si éramos abogados low cost lo que nos ha hecho reflexionar sobre algunas cuestiones. ¿Qué significa ser “abogados low cost”? ¿Qué es el low cost aplicado a los servicios legales? ¿Es positivo, es negativo o no aporta nada? En realidad no sabemos si somos o no somos “abogados low cost”, ni tan siquiera sabemos si se puede hablar de una categoría de “abogados low cost”, al menos aquí en España.

¿Qué es un abogado low cost?

Nuestro punto de partida ha sido, simplemente, el de querer ofrecer un servicio excelente y profesional ajustando los precios. Pretendemos acercar a todo el mundo la figura del abogado, romper esa barrera que todavía existe entre las personas y el abogado y que muchas veces es temor al precio de los servicios.

Hace 100 años existían menos normas y las personas que necesitaban servicios jurídicos eran la excepción, y los precios de esos servicios también estaban acordes a esa excepcionalidad. La gran mayoría de la población podía pasar toda su vida sin tener la necesidad de acudir a un experto legal. Eso hoy es impensable.

La complejidad creciente de la regulación legal en nuestras sociedades ha provocado que la figura del asesor legal sea cada vez más necesaria para ejercer cualquier actividad. Paralelamente, el desarrollo de la tecnología y las comunicaciones han abaratado costes en muchas otras disciplinas. ¿Por qué, entonces, en muchos casos para servicios legales que son habituales y convencionales en la sociedad en la que vivimos se mantienen esos precios de excepción?

4,6 35 reviews

  • Avatar Micaela Sol Rodriguez Cabal ★★★★★ Hace 3 meses
    Excelentes profesionales!
    Me he sentido en todo momento acompañada e informada al
    … More detalle de cada paso a dar. Son cercanos y muy claros, no dan vueltas absurdas ni te hacen perder el tiempo!
    Sinceramente excelentes!
  • Avatar Selina Dranga ★★★★★ Hace un año
    Estoy muy contenta con sus servicios. He ido a varios abogados antes de conocerles … More y sin duda los elegí a ellos. Dedican tiempo para escucharte y solucionarte todas las dudas que te puedan surgir. Trato profesional y a la vez familiar. Precios muy competitivos. Los recomiendo sin duda!
  • Avatar Dani Canbo ★★★★★ Hace un año
    Me han atendido y resuelto mis problemas laborales y ahora estoy mucho más tranquilo … More muchas gracias.
En abógalo creemos que lo único que es necesario para ofrecer un servicio de calidad es un profesional excelente, todo lo demás es superfluo y, además, encarece el servicio,  así que ese “todo lo demás” lo hemos reducido a la mínima expresión. Para ser muy buenos abogados no necesitamos una oficina situada en el centro de negocios de la ciudad, amueblada con muebles de lujo y decorada con obras de arte. No necesitamos impresionar a los clientes, solo hacer muy bien nuestro trabajo.

En definitiva, si ser abogados low cost es eliminar los costes superfluos y potenciar la profesionalidad, es decir, no repercutir en el precio de los servicios el sobrecoste que supone tener un despacho top pero, aun así, ofrecer un servicio de excelente calidad a precios razonables, entonces sí somos abogados low cost.

Sin embargo, si se asocia el low cost en los servicios legales a abogados baratos en el peor sentido, es decir, abogados cuya profesionalidad es dudosa, que priman sus intereses respecto de los del cliente, que no tratan directamente con el cliente, que hacen el mínimo trabajo para cubrir la papeleta, entonces, claramente no somos abogados low cost.

En abógalo apostamos por clientes inteligentes, en el sentido etimológico del término (elegir entre, intel-eligere), aquellos que saben elegir entre varias opciones, aquellos que saben qué es lo importante. Que más da cómo te califiquen los demás.

Artículos recientes

Noticias jurídicas, Promociones